"Entrevista a Rubén Aguirre, el Profesor Jirafales, enero 2015"

Entrevista a Rubén Aguirre, el Profesor Jirafales, enero 2015

Descubre la biografía corta del actor mexicano, Rubén Aguirre, mejor conocido como el Profesor Jirafales en la popular serie El Chavo del 8.

Rubén Aguirre hoy en día
Rubén Aguirre vive tranquilo en su casa de Puerto Vallarta. (Foto: Twitter)

Ingeniero agrónomo de profesión, Rubén Aguirre encontró en la comedia su vocación y en el Profesor Jirafales, su gran pasión, trabajar para agradar a la gente.

“El Profesor Jirafales es entrañable, quizá porque tiene todo lo romántico y cursi que soy yo y porque a través de él, logré un lugar muy especial en el corazón del público de Latinoamérica”, refirió el actor, que a sus 80 años de edad disfruta, por recomendación médica, del buen clima de Puerto Vallarta, donde tiene su casa a tres pasos del malecón.

Don Rubén es un hombre honesto, agradecido y muy directo “el gran mérito de Roberto (Gómez Bolaños) fue crear estos personajes y saber escoger a los actores que los interpretarían.

“Yo traté de vestir a este profesor, porque como actor es una obligación darle personalidad a los personajes, yo quise hacer un maestro a la antigua, con sombrero y puro”.

“El ‘ta ta ta’ se lo robé a un maestro de la secundaria y empecé a vestir al personaje”.

Los recuerdos de los años que lo interpretó y formó parte de la vecindad más famosa del mundo, fluyen, haciéndolo muy feliz.

“A Roberto Gómez Bolaños, Chespirito, lo conocimos en una cena que hizo en su casa, ahí, Carlos Villagrán que trabajaba conmigo en el Club de Chori y yo hicimos un acto de comedia y Roberto me lo pidió para un programa y de ahí lo jaló (sic) para El Chavo del 8”.

“Vivimos muchas anécdotas, pero las que más se me quedaron, son las de los viajes”.

Otro de los personajes que más disfrutó al lado de Chespirito fue el de Lucas Tañeda, de Los Chifladitos.

“Fue el que más trabajo me costó hacer, porque hablaban puras incoherencias, pero hasta que los veías captabas la idea”.

El actor refirió que aún cuando él comenzó su carrera como actor serio, la comedia fue siempre el terreno en el que más cómodo estuvo.

“Antes de El Chavo del 8, ya hacía programas de comedia y aún lo combinaba con otras cosas, pero cuando inicié mi trabajo con Roberto, primero nunca me imaginé ser tan famoso con El Profesor Jirafales, ni que el personaje tuviera tanta trascendencia, y luego que la comedia sería el género que me arroparía y marcaría mi historia en la actuación”, expresó.

Pese a haber alcanzado la fama con este personaje, antes de él, Rubén Aguirre ya tenía una carrera muy sólida en la televisión, en su plática con Notimex rememoró sobre sus inicios en la farándula, donde probó un poco de todo, ya que fue locutor, cronista taurino, torero y actor de carácter.

“Primero estudié una carrera técnica de perito agrónomo y al terminarla, mi padre me dijo que cursara ya una licenciatura y la verdad era que yo no quería, porque nunca fui bueno para la escuela, yo nunca luché por el 10, porque pasé de panzazo. Yo con un seis me conformaba, fue una sorpresa que estudiara y terminara una licenciatura, la cual costeó mi padre”, recordó con emoción el actor nacido en Saltillo, Coahuila en 1934. Estudié esa carrera porque nací en un pueblo agrícola, pero siempre me interesaron otras disciplinas”.

Fue precisamente desde que era estudiante, a los 19 años, que inició sus trabajos en la radio.

“Cuando estudiaba la licenciatura, alternaba mi tiempo con la locución, porque desde que iba en la primaria me gustaba la declamación y les pedía a los profesores que me escogieran porque sentía que tenía buena voz, y eso me ayudó a entrar a la radio”.

Luego de esos inicios como locutor en Chihuahua, dio el salto a cronista taurino.

“Me gustaban los toros y tenía mucha facilidad para narrar las corridas, pero hasta ahí, porque incluso, antes, quise ser torero, pero me di cuenta que no tenía la capacidad, ni el coraje, ni el talento para la tauromaquia y no iba ser un segundón, mejor nada más fui cronista”.

Aguirre también habló sobre su relación con María Antonieta de las Nieves, mejor conocida como la Chilindrina.

“María Antonieta era una niña que hacia doblaje y lo hacía muy bien, se disfrazaba de hombre y declamaba muy bonito, era una artista, por eso, fue parte de este mismo equipo y más adelante también sería llamada por Roberto para hacer a La Chilindrina”.

El día de hoy, Rubén Aguirre está retirado, vive muy tranquilo, disfrutando de sus remembranzas y del cariño que el público le profesa en todos aquellos países donde triunfó con El Chavo.