"Senado de Estados Unidos pide más colaboración en caso Ayotzinapa"

Senado de Estados Unidos pide más colaboración en caso Ayotzinapa

Senadores de Estados Unidos pidieron al secretario de Estado, John Kerry, que aumente la colaboración con México en el caso de los normalistas de Ayotzinapa.

John Kerry en Viena
Senadores pidieron a Kerry que aumente la colaboración con México. (Foto. EFE)

Catorce senadores transmitieron a John Kerry su profunda preocupación la pasada noche en una carta, en la que además piden mayor atención para “el fortalecimiento de la capacidad investigativa y forense de la policía mexicana, así como de su capacidad para servir a las víctimas de la delincuencia, la violencia y los abusos contra los derechos humanos”.

“Después de más de un mes de continuas investigaciones por las autoridades mexicanas, es desconcertante que el paradero de estos estudiantes siga siendo incierto, aunque existe una creciente evidencia que indica que se han convertido en las últimas víctimas de la violencia relacionada con las drogas en el país”.

“Incluso si se confirman nuestros peores temores, le pedimos que ayude al gobierno mexicano en sus esfuerzos para llevar a los responsables ante la justicia y para asegurar las identificaciones en los exámenes postmortem que permitan que las familias comiencen su proceso de luto y de recuperación”.

Rubricada por el líder del Comité de Relaciones Exteriores, el demócrata Robert Menéndez, también cuenta con la firma de sus compañeros Richard Durbin (Illinois); Ben Cardin (Maryland); Tom Udall (Nuevo México); Cristopher Coons (Delaware); Tim Kaine (Virginia); Patrick Leahy (Vermont) y Edward Markey (Massachusetts).

También se suscribieron a la misiva Dianne Feinstein (California); Christopher Murphy (Connecticut); Barbara Boxer (California); y Cory Booker (Nueva Jersey).

Del lado republicano, la apoyan el senador por Florida, Marco Rubio y el senador por Illinois, Mark Kirk.

Los legisladores insisten a Kerry en que el caso de los normalistas de Ayotzinapa desaparecidos en Iguala, Guerrero, es “síntoma de un problema más grande que ha sido endémico en México durante los últimos años”.