"Migrantes: Activistas alertan probabilidad de otra masacre de emigrantes en Tamaulipas"

Migrantes: Activistas alertan probabilidad de otra masacre de emigrantes en Tamaulipas

Activistas de derechos humanos denuncian la probabilidad de otra masacre de emigrantes como la ocurrida hace cuatro año en Tamaulipas.

Activistas de derechos humanos y periodistas predicen otra masacre de migrantes en San Fernando, Tamaulipas. (Foto: Twitter)
Activistas de derechos humanos y periodistas predicen otra masacre de migrantes en San Fernando, Tamaulipas.

En el 2010, 72 migrantes de distintas nacionalidades fueron asesinados en una masacre en el rancho de San Fernando, Tamulipas, muy cerca de la frontera con Estados Unidos. Activistas de derechos humanos y periodistas alertan la probabilidad de que se dé una nueva masacre por los emigrantes que en este momento están siendo deportados de Estados Unidos.

Activistas de derechos humanos y periodistas denunciaron hoy que persisten las condiciones para que ocurra una tragedia similar a la masacre de San Fernando, Tamaulipas vuelva a ocurrir: “A cuatro años de esta masacre no hemos aprendido” y “las cosas van empeorando”, alertó el mexicano Alejandro Solalinde, un reconocido sacerdote y activista defensor de los emigrantes.

Entre el 22 y 23 de agosto de 2010, 72 emigrantes indocumentados de El Salvador, Honduras, Guatemala, Ecuador y Brasil fueron asesinados a sangre fría en un rancho de San Fernando (a 160 km de la frontera con Estados Unidos) supuestamente por negarse a trabajar para el sanguinario cártel de Los Zetas, que los había secuestrado en algún punto de su ruta clandestina a Estados Unidos.

Los activistas señalaron que a base de matanzas, secuestros y agresiones, Los Zetas han logrado tener el control de la ruta por la que los emigrantes transitan hacia la frontera norte. Todo el que transite por el territorio que controlan está obligado a pagarles 200 dólares y el hecho de que los migrantes busquen nuevas rutas obligará al cártel a movilizarse y resolver el problema.

Miles de migrantes de distintas nacionalidades llegan a Estados Unidos diariamente en busca del “sueño americano”, pero la dura realidad es que con la reforma migratoria cancelada y la deportación masiva de emigrantes el sueño parece más una pesadilla.