"Torturas en México según Amnistía Internacional"

Torturas en México según Amnistía Internacional

Según Amnistía Internacional las prácticas de torturas en México son “generalizadas y persistentes” al revelar que se han aumentado las denuncias por tortura.

Torturas en México según Amnistía Internacional
Yuli Alexandra Baltazar Martínez; familiar de víctima, Rogelio Anaya; víctima, y Claudia Medina; sobreviviente de tortura, hablan hoy durante la lectura de un informe de Amnistía Internacional (AI) en Ciudad de México. (Foto: EFE)

La organización Amnistía Internacional (AI) reveló hoy, martes 4 de septiembre de 2014, que la práctica de torturas en México es “generalizada y persistente” de parte de las autoridades. AI cita un aumento de casi un 600 por ciento en el número de denuncias de tortura en la última década en México.

En su reporte “Fuera de control: Tortura y otros malos tratos en México”, presentado hoy en la capital mexicana, AI aseveró que la tortura y otros tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes “desempeñan un papel central en las actuaciones policiales y las operaciones de seguridad pública de las fuerzas militares y policiales en México”.

“El resultado de esta investigación es alarmante” porque confirma que la tortura y los malos tratos son “persistentes”, la “impunidad prevalece y el acceso a la justicia para las víctimas es casi nulo”, dijo el investigador de AI Rupert Knox en la conferencia de prensa.

El informe es producto de varios años de investigación y está centrado en casos documentados por AI de víctimas, algunas de las cuales estuvieron presentes hoy en la conferencia de prensa y aportaron sus testimonios como Rogelio Anaya, quien declaró.

Amnistía Internacional cita una encuesta que encargó recientemente, en la que el 64 % de los mexicanos consultados declararon tener miedo de sufrir tortura en caso de ser puestos bajo custodia.

El documento señala que el Gobierno de Enrique Peña Nieto intenta distanciarse de la ola de violencia y abusos a los derechos humanos iniciada durante el mandato de su antecesor, Felipe Calderón y asegura que las tasas de homicidios y otros delitos han disminuido.

Además, la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) también ha informado de una reducción del número de quejas por tortura y malos tratos recibidas durante el nuevo Gobierno, iniciado en diciembre de 2012.

El informe también revela que las torturas más comunes son golpes con puños y amenazas a los familiares de los detenidos, muchas veces con la intención de obtener información relevante a casos o procesos legales. Los métodos más extremos llegan incluso a descargas eléctricas en los genitales, semiasfixia mediante bolsas de plástico y violación u otras formas de violencia sexual.

Ante todo esto el Gobierno se ha comprometido a respetar las normas internacionales de derechos humanos, pero “aún no ha dado pasos decisivos para cumplir estas obligaciones“, afirma la organización.